¿Puedes empezar una startup sin saber programar? Sí, aunque algunos no lo crean, se puede crear un producto y obtener tus primeras ventas sin escribir código, utilizando herramientas No Code.

En este artículo, les contaré cómo, sin tener los conocimientos técnicos, lancé una startup y conseguí que clientes como Fintual, Examedi y Lomi le pagaran a sus proveedores a través de Bemmbo.

Lo más difícil de empezar una startup: el problema

En marzo de 2021, luego de trabajar más de un año en Cornershop, decidí renunciar para emprender. Lo más difícil al empezar fue encontrar un problema. Un dolor tan grande que haga que tus primeros clientes estén dispuestos a utilizar tu producto, a pesar de que sea muy malo, porque realmente les estás agregando valor.

Me metí al listado de startups de Y Combinator. Investigué a las startups más valoradas de Estados Unidos, Europa, y otras regiones. Durante mi investigación me di cuenta de que había cientos de problemas, pero había uno que no podía sacarme de la cabeza: el proceso de pago a proveedores de las empresas.

Los primeros 30 días

Conocía algunas empresas que tenían el problema de pago a proveedores, así que salí a caminar para aprender más. Hablé con los dueños de una ferretería, un servicio técnico de autos y un hotel. Llamé a empresas que ofrecían servicios de alimentación, una imprenta, y varios negocios más.

Hablé con más de 30 empresas y más de 20 tenían un proceso de pagos similar. Parecía ser un problema que valía la pena resolver.

Ya había escuchado de Platanus Ventures, la aceleradora que es considerada el Y Combinator de Latinoamérica. Quedaba 1 mes para postular al programa. El único requisito es que uno de los socios tenga conocimientos en desarrollo y programación. Por lo que si quería quedar necesitaba confirmar el problema y tener un CTO. El panorama se veía complicado.

Me puse una meta: armar un MVP y generar las primeras ventas. Con eso creía que podía convencer a alguien de unirse a trabajar conmigo antes de que cerraran las postulaciones a Platanus Ventures.

Conoce más sobre el programa de Platanus Ventures con nuestra entrevista a su socia Paula Enei:

Cómo use Bubble para crear el producto

Tomé un avión a Antofagasta (Chile) y me instalé al lado de la persona encargada de pagos de una de las empresas que conocía. Durante dos semanas no hice más que construir el producto y hablar con mis usuarios.

Empecé Bemmbo usando Bubble.io. Una plataforma no-code, hecha específicamente para que emprendedores que no saben programar, puedan empezar su startup. 

El Front End, la parte que el usuario ve, con la que interactúa, es “drag and drop”, es decir: intuitivo, solo mueves unas cajitas. Las cajitas pueden ser una imagen, un botón, íconos, una parte de un formulario, etc.

Mientras que el Back End es creado por secuencias lógicas. Por ejemplo:

  • Si el usuario hace clic en el botón “Aprobar Pago”
  • Entonces cambia el estado del pago de “Pendiente” a “Aprobado”
  • Y luego se envía un email de notificación al proveedor para que sepa cuándo recibirá su pago
producto bemmbo

Conoce más sobre las herramientas No Code en nuestra Guía Introductoria.

¿Qué construyo primero?

Lo que hice fue buscar referentes en Estados Unidos y Europa. Me inspiré en sus Interfaces de Usuarios. Todos tenían algo en común: mostrar una tabla con todos los documentos que tenían que ser pagados. Decidí comenzar por ahí.

¿Cómo llenar esa tabla? ¿De dónde obtengo esos datos? En Estados Unidos, los cobros se envían por correo. Para cobrarte te envían un mail con la factura y todos los datos que necesitas. 

Lo que hicieron las startups de allá fue crear un robot que recibía los documentos de los correos, extraía la información del PDF y generaba el pago. Para mí, era imposible.

Descubre como Hunty nació con herramientas No-Code en el episodio del Podcast Startupeable con su cofundador Sebastián Caro:

APIs

Tuve la suerte de que cuando empecé Bemmbo había otra startup, Fintoc, probando una integración con el Servicio de Impuestos Internos (SII), la entidad pública que administra los impuestos en Chile. 

En Fintoc, scrapean bancos y entidades fiscales. Es decir, tienen un sistema que se conecta al banco o al SII como si fuera una persona que navega por las aplicaciones y guarda la información en su base de datos. Luego, uno como cliente de Fintoc puede consumir esa misma información a través de su API.

Ahora tenía una API con la información que necesito, pero me surgían muchas preguntas:

  • ¿Cómo obtengo los datos?
  • ¿Cómo me conecto a esta API? 
  • ¿La información la tengo que guardar para poder mostrársela a un cliente? 
  • ¿Dónde la guardo?

Las APIs son la forma de comunicarse, pero a cada API le puedes preguntar por diferentes tipos de información. En el banco, puedes preguntar por las cuentas bancarias que tiene una persona, el saldo que tienen estas cuentas o los movimientos bancarios asociados a cada cuenta. Para organizar esta información, las APIs tienen algo que se llaman endpoints.

Lo primero que hice fue probar el endpoint que devolvía los documentos tributarios recibidos por una empresa en particular. Pero, para hacer una “llamada” a la API hay algunas cosas que configurar, por ejemplo, la autenticación. La autenticación es la manera de decirle a la API: “Oye, yo tengo permiso para preguntarte por esta información”. 

“No entendía nada de esto, pero Google me enseñó mucho y con Fintoc todo fue más fácil.”

Con la autenticación lista, entonces viene la pregunta a la API. Al igual que entre humanos uno puede hacer preguntas abiertas o específicas, para preguntar cosas más detalladas, la API te permite enviarle parámetros. Por ejemplo:

  • ¿De qué empresa quieres los documentos?
  • La fecha de los documentos
  • El tipo de documento

Ya tenía los documentos de una empresa. Pero yo que soy ingeniero y he trabajado la mitad de mi vida con Excel, me imaginaba que la API me respondería un CSV o algo parecido. La respuesta fue un JSON. No tenía idea de que era. Aprendí que es una forma de estructurar la información en Java Script. 

La verdad no importaba tanto la estructura, sino que Bubble fuera capaz de entenderla. Como Bubble está hecho para personas que no saben programar, entonces configurar una API y leer la información fue muy fácil.

Bases de datos

Ya tenía una conexión a la API y Bubble sabía cómo leer la información, pero ahora tenía que guardarla en algún lado para poder mostrársela a mis clientes. Dada mi experiencia en Cornershop y otras compañías, sabía que armar un buen modelo de datos es clave para que todo funcione bien. Por eso, le dediqué más tiempo a este paso.

Empecé a preparar el modelo de datos, y armé un diagrama. También, intercambié opiniones con algunos programadores. Como mi propuesta del modelo de datos les hizo sentido, me animé a continuar con ella.

Era momento de asegurarme que todos los datos de contacto, cobranza y tributarios de las empresas y usuarios fueran mostrados correctamente en Bubble. Para poder mostrar esta información, Bubble tiene una funcionalidad que se llama “Repeating groups”. Esto facilita el que se suba una lista de datos al sistema y que te los muestre en formato de tabla. Con eso, armé en el Front End una vista simple que, según yo, mostraría los documentos a pagar.

base de datos de ejemplo de bemmbo

Con el modelo de datos armado, la API de Fintoc configurada y un Front End simple, conseguí que la API funcionara. La API se sincronizó con Bubble, Bubble escribió esta información en la base de datos y automáticamente apareció esto:

plataforma bubble que usa bemmbo

“Era realmente increíble, ahora sentía que podía hacer cualquier cosa.”

El primer golazo

De ahí en más “programé” sin parar. Tenía una lista con todos los documentos por pagar y una vista del detalle de cada uno donde se podían adjuntar archivos, un chat para comunicarse y etiquetar a otros miembros de la organización.

Salí a vender y contactar más clientes con el producto que ya estaba creado y vendiendo cosas que aún no estaban desarrolladas. Un día, mientras trabajábamos con Cristobal, mi actual socio, y con quién nos estábamos conociendo, recibimos el siguiente correo:

mail que fintual enviado al equipo de Bemmbo

“Fintual quería trabajar con nosotros. Una de las startups más reconocidas de la región quería nuestra solución.”

Renace Bemmbo

Octubre 2021 fue casi todo Fintual. A la par, intentamos incorporar otros clientes más grandes. Pero al realizar las pruebas, Bubble no lo soportó. Se puso lento. Se nos duplicaron pagos. Era lo peor que nos podía pasar.

Teníamos que armar Bemmbo de nuevo –siempre lo supimos – pero ahora lo necesitábamos. A mediados de noviembre nos dimos cuenta de que no avanzábamos y que nos hacían falta más manos. El runway se nos acortaba 4 meses al contratar a alguien más, pero hice algunos cálculos y llegábamos a abril. 

Platanus Ventures comenzaba en marzo. Apostamos a que sí quedaríamos. 

En diciembre, entró Darío, el primer desarrollador de Bemmbo. Terminamos lanzando a fines de febrero la nueva app con el primer cliente. En marzo 2022, nos dedicamos a resolver bugs y, en abril, hicimos el onboarding a más clientes. 

Hoy procesamos miles de pagos semanales y ahorramos cientos de horas de tareas manuales, repetitivas y que tenían alta probabilidad de error. Startups como Fintual, Examedi, Lomi y nuestros clientes en México siguen trabajando con nuestra aplicación No-Code.

Descubre como otra fundadora lanzó su MVP No-Code:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like