En medio de la cuarentena, la Asociación Peruana de Capital Semilla y Emprendedor (PECAP) organizó un conversatorio acerca de las tendencias Edtech en Latinoamérica post-COVID, donde yo, Enzo Cavalie, participé junto a Jose García-Herz de Winnipeg Startup Fund y Maria Pía Morante de ALIVE Ventures, inversionistas con un enfoque en Edtech.

Como inversionista de startups, la intersección entre educación y tecnología es el sector que más me apasiona. De hecho, soy inversionista ángel en Talently, una de las startups peruanas edtech con más potencial. A partir de mis notas del conversatorio, resumí las tendencias de Edtech que veo en Latinoamérica para la educación superior, en respuesta al Coronavirus.

edtech tendencias latinoamérica

1. Modelos educativos híbridos o blended

Quizás la primera ola de edtech fue liderada por Khan Academy, cuya plataforma era gratuita, asíncrona, y brindaba acceso a una enseñanza sólida para cualquier persona con una conexión a Internet. Luego, vinieron Udemy, Coursera, y Udacity, en Estados Unidos; Platzi y Crehana en Latinoamérica.

Todos merecen crédito por haber desarrollado modelos más escalables, pero estos servicios son principalmente de autoaprendizaje; algo con lo que un estudiante fuertemente motivado podría aprender, como un libro de texto. Desafortunadamente, esto deja de lado a la mayoría de estudiantes.

En este contexto, los modelos híbridos o blended surgen como una alternativa interesante donde se optimiza el componente asíncrono para sesiones teóricas y se aprovecha el componente síncrono para sesiones prácticas y, así, aprender vía interacción social. Estos modelos, algunos presenciales y otros remotos, ya existían pre COVID. Hoy, la mayoría como IronHack, Devf.la, y Collective Academy son remotos y tienen las siguientes fortalezas:

  • Educativas: pueden replicar las ventajas de las universidades y academias como la cultura, la interacción social, las relaciones personales, y la motivación. Además, con tecnología pueden escalar a los profesores.
  • De Negocio: no complementan a la educación tradicional, sino que la reemplazan y capturan las actividades centrales del estudiante, a precios mucho más competitivos.

Desde mi perspectiva, las instituciones educativas tradicionales que desde el COVID no han reducido sus tarifas, pese a cambiar a un modelo remoto donde el alumno ya no utiliza los costos fijos (salones, biblioteca, áreas deportivas, etc), están acelerando su obsolescencia, pues los modelos híbridos ya no parecen una alternativa radical. En paralelo, varias startups edtech no solo tienen tarifas hasta 10X más baratas, sino que han brindado facilidades de pago y demostrado ser más “consideradas” con el alumno.

2. Edtech full-stack: integración de la cadena de valor

Esta es una tendencia que surgió antes del COVID y que la pandemia aceleró dramáticamente. Antes, el paradigma del mercado educativo y laboral era que:

  • Las universidades y los institutos técnicos te educaban; y
  • Las agencias de talento y los reclutadores te ayudaban a conseguir trabajo.

Hoy, ambas partes de la cadena están siendo integradas en una misma empresa, bajo el argumento de que la separación genera incentivos perversos a la calidad de la educación. Como la universidad o el instituto te cobran por adelantado, no tienen los incentivos correctos por que las materias enseñadas sean demandadas por el mercado laboral. 

Sí, tienen una reputación por defender. Sin embargo, la reputación de una organización educativa cuyas carreras son de 2 a 5 años se construye o deteriora en décadas. En cambio, en la economía del conocimiento actual, las demandas del mercado laboral cambian cada año y, por ende, estas organizaciones deberían ir actualizando sus currículas con mayor velocidad.

En este contexto, surgen más startups que integran ambas partes de la cadena: educación y obtención de trabajo. De esta manera, pueden tener un mayor control sobre los resultados y , en consecuencia, potencialmente capturar más valor. 

Algunos ejemplos incluyen a Henry, Talently, e incluso Platzi con su reciente programa Platzi Masters, donde te dan mentoría de carrera para ayudarte a conseguir un mejor trabajo.

3. Modelos de negocios que alinean incentivos

Un programa educativo donde solo pagas completo si efectivamente tienes un retorno sobre tu inversión es una propuesta de valor muy sexy. Desde antes del COVID, algunas startups edtech estaban experimentando con este modelo de pago por resultados.

En 2017, Lambda School, la escuela remota de desarrollo de software en Estados Unidos, fue la pionera de los Income Share Agreements (ISAs, en español, Acuerdos de Ingresos Compartidos), donde sus alumnos solo pagan si y sólo si consiguen un trabajo como programador con un sueldo mínimo de USD 50 mil anuales. A Lambda School, le siguieron Microverse, Strive, Pathrise, entre otras startups.

Estos modelos de negocio no son sólo una propuesta de valor potente, sino que una estrategia de adquisición muy efectiva en términos de conversión, dado que el alumno tiene virtualmente ningún riesgo, a excepción de tiempo. Eso sí, como startup edtech tienes que demostrar que tu programa puede incrementar significativamente los ingresos de tus alumnos. Estos resultados se convierten en track record y los cimientos de la marca y el marketing boca a boca que facilita aún más la adquisición de nuevos alumnos.

Inicialmente, pensaba que, como consecuencia del COVID, estos modelos de negocio serían menos atractivos en Latinoamérica, debido a un menor apetito de startups e inversionistas por correr un riesgo financiero en un negocio educativo. Sin embargo, el crecimiento de startups Edtech y HRtech como Henry, Revelo, y Talently durante la pandemia prueba lo contrario.

  • Henry: En enero 2020, esta startup argentina lanzó su bootcamp de desarrollo de software, donde los alumnos solo pagan si obtienen un trabajo como programador mediante un ISA, y no ha dejado de crecer.
  • Revelo: A finales del 2019, esta startup brasileña lanzó su producto Revelo UP, que financia las carreras de profesionales en programas educativos de terceros. Revelo filtra, selecciona, y aprueba los créditos de los alumnos quienes pueden pagar desde que finalizan el programa, y trabaja con instituciones curadas como Ironhack. El lanzamiento fue un éxito y lo continúan escalando.
  • Talently: esta startup peruana cuya tarifa incluye una parte fija por matrícula y una variable calculada como un porcentaje del nuevo salario que obtenga el estudiante, empezó a finales del 2019 y ha crecido 6X durante la pandemia.

4. Un nuevo rol del profesor

La pandemia está generando un cambio en el rol de los profesores. En un contexto donde están mal pagados, los modelos de educación asíncrona y online le genera nuevas oportunidades de generación de ingresos a los profesores, donde es menos necesario ser full time y pueden operar como freelance para varios clientes.

No es coincidencia que las startups con nuevos modelos educativos usen nombres como coaches, mentores, o facilitadores para llamar a sus profesores part time. En este punto, sucede una interacción interesante con la llamada Creator Economy*, donde todos podemos enseñar aquellas materias en las que somos expertos. 

*Si quieres saber más del Creator (o Passion) Economy, te sugiero leer el artículo The Passion Economy and the Future of Work de Andreessen Horowitz.

De hecho, múltiples plataformas tecnológicas están ayudando a profesionales y creadores de contenido a crear, operar, y administrar sus propios cursos y escuelas online – los llamados Learning Management System (LMS). Plataformas como Teachable en Estados Unidos, y Edutive y Peewah en Latinoamérica.

También, la combinación de plataformas generalistas como Zoom, Slack, y Memberstack, entre otras, permiten a los profesores construir sus propios negocios educativos online, sin necesidad de saber programar. Estas herramientas son parte del llamado movimiento No Code. Puedes conocer más de el en nuestra Guía Introductoria de No Code para Startups.

En su artículo David Bowie y el Futuro de la Educación, Santiago Yelmini, CPO y co-fundador de Edutive, explica cómo el trabajo de los profesores está cambiando y, en consecuencia, cómo están surgiendo startups y tecnologías para servir ese nuevo rol.

Otros ejemplos de esta tendencia, en educación primaria, son Prendea en Latinoamérica y Outschool en Estados Unidos.

  • Prendea: esta startup peruana (que pivotó de Check a raíz del COVID) creó un marketplace de cursos online extracurriculares para niños y adolescentes en formato de suscripción todo incluido (estilo Netflix), y ha crecido en 5 veces durante la pandemia. Los profesores de artes, de tecnología, y de otros temas muy diversos pueden crear y vender sus cursos online en Prendea.
  • Outschool: esta startup edtech es un marketplace que permite a los padres encontrar nidos y micro-escuelas cercanos a su domicilio, al mismo estilo que Airbnb, y ha crecido dramáticamente durante la cuarentena. Los nidos y micro-escuelas son administrados por profesores independientes que pueden vender por Outschool, acceder a herramientas digitales para operar su escuela, y ganar hasta 3 veces más que en un trabajo full time de profesor.

5. Adopción de Edtech/SaaS en instituciones educativas

Si algo ha demostrado la cuarentena sobre el futuro de la educación es que solo llevar una clase presencial a Zoom va en contra de una buena experiencia educativa. Lamentablemente, ese es el camino que la mayoría de instituciones han tomado, pues carecen de competencias, metodología, y la infraestructura tech para hacer educación online adecuadamente.

Este panorama representa una oportunidad para startups que quieran construir la infraestructura para brindarle a las escuelas las capacidades digitales que carecen respecto de los nuevos modelos educativos. Por ello, veremos más startups edtech/SaaS con soluciones que mejoren la gestión del contenido educativo y la administración de las escuelas. Interesantemente, la innovación ha penetrado más rápido a la educación escolar que a la superior.

  • Gestión del contenido educativo: startups como Check en Perú y Arco Educacao en Brasil están digitalizando el material de los libros de texto para cursos como matemáticas y ciencias, y convirtiéndolos en experiencias interactivas y que pueden medir el proceso de aprendizaje de los alumnos.

    En Estados Unidos, Aula va un paso más allá con una plataforma que digitaliza, en modelos híbridos o totalmente online, y potencia la experiencia de aprendizaje de las clases de instituciones de educación superior.
  • Administración de escuelas: startups como Blended en Argentina, Colegium en Chile, y Pencil en Colombia están digitalizando los procesos de los colegios como las admisiones, el manejo de clases, la comunicación con padres, y hasta los pagos. Edutive hace lo propio para academias online.

* Puede interesarte nuestra entrevista al fundador de Check: Edtech Perú: Check, la startup de educación escolar .

¿Por qué no hay tantos jugadores con propuestas similares para la educación superior? Desde mi perspectiva, se debe a la composición de cada mercado. Es más fácil que estas soluciones penetren en los colegios, dado que principalmente son empresas pequeñas o medianas, que no cuentan con capacidades internas de IT.

En cambio, las universidades y academias son grandes empresas – algunas incluso cuentan con inversión privada de fondos de Private Equity – y, por ende, la toma decisiones está más fragmentada y tienden a preferir desarrollar soluciones internas específicas para sus necesidades.

Agradecimiento

Gracias a los siguientes founders de startups edtech que me ayudaron con comentarios y sugerencias para este artículo:

0
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like